fbpx

117. Recomendaciones eficaces para diseñar una carta de vinos atractiva

Men and women talking over menus

¿Puede la carta de vinos de tu restaurante ayudarte a vender más? Sí. Descubre cómo puedes diseñar una más adecuada y eficaz.

¿Qué debería contener la carta de vinos perfecta?

Todo dependerá de las características de tu clientela habitual. Nadie como tú conoce su nivel adquisitivo o el vino que mejor marida con el menú que ofreces. Sin embargo, hay una serie de elementos fijos a tener en cuenta:

  • Intenta ofrecer varias denominaciones de origen. Incluye alguna poco usual para captar la atención de tus clientes.
  • Las marcas son importantes y reconocidas. Incluso el neófito apostará por lo que conoce antes que por referencias más específicas.
  • La descripción de cada vino debe incluir la denominación de origen, el tipo de uva y el maridaje más adecuado. Especifica si el precio es por botella o por copa.
  • Mantén el orden acostumbrado que comienza por los vinos blancos y termina con los dulces. El orden alfabético en cada tipo ayuda a elegir en menos tiempo.

¿Hay distintos tipos de carta?

Sí y sería recomendable que los conocieras antes de elegir uno. Te contamos los más utilizados:

  • Por tipo de vino. Puedes comenzar con los ideales para el aperitivo y luego ir aconsejando el maridaje correspondiente. En cada tipo has de distinguir entre joven, crianza, reserva y gran reserva.
  • Por área vitivinícola. Si el cliente sabe lo que quiere le será más fácil ir directamente a la sección que necesita.
Lady choosing wine in restaurant

¿Qué tipo de formato es el más recomendable?

La variedad juega a tu favor en este caso. De ti depende elegir entre una de las siguientes opciones:

  • Sabot. Cada página se dedica a un vino concreto. La descripción es mayor y transmite preocupación por informar al cliente de manera más eficaz.
  • Álbum. Es muy frecuente. En cada página se incluyen las referencias de una denominación de origen.
  • Gran carta. Agrupa en una única página todos los vinos. De tener sumiller, es la más aconsejable para que sea este quien aconseje el maridaje más adecuado.

Si bien las tres opciones anteriores son las más recurrentes, quizá no sean las únicas. Queremos decir que no tienes por qué ceñirte exclusivamente a ellos. No se trata ni de incluir los vinos en el menú general, ni de crear una carta con demasiada información.

Apuesta por jugar con la forma de la carta, los colores y la tipografía. Cualquier innovación que realices debe ir en consonancia con el estilo de tu negocio. Un máximo de 25 referencias es una cifra orientativa que no debes olvidar.

Ventajas de la carta de vinos

Debemos basarnos en la evidencia para confirmarlas. Algunas encuestas confirman lo siguiente:

  • Una carta específica certifica que el vino tiene la importancia necesaria para el hostelero.
  • En torno a un 25 % de los que entren en tu local consideran poder elegir un buen vino un requisito indispensable para comer bien.
  • La ley de Pareto confirma que el 20 % de los vinos que elijas para tu carta se convertirán en el 80 % de tu facturación.
  • Mantener el mismo nivel de beneficios en toda la gama ofertada provoca que los clientes apuesten por vinos de gama media o alta al encontrarlos a un precio razonable. Esta circunstancia aumenta tu rentabilidad.
  • El diseño va de la mano de la amplitud de la oferta. La inclusión de alguna referencia extranjera supone un revulsivo que invita a probarla y a pagar algo más por cada botella.

Esperamos que tengas en cuenta la información anterior para renovar el diseño de tu carta de vinos. Apuesta por aumentar tu rentabilidad y por adaptarte a tus clientes. Notarás la diferencia rápidamente.