19. Guía de Marketing Online para Autónomos y Pymes: Estrategia

Las pasadas semanas hemos realizado el análisis de la situación en el cual hemos tomado todos los datos necesarios para concebir el negocio. Durante la fase de diagnóstico hemos visto en que puntos tenemos ventajas frente a la competencia, que se nos da bien, que se nos da mal y han salido a la luz algunas cosas a mejorar. Pues bien, ha llegado el momento de averiguar con que actitud vamos a enfrentarnos al reto del Marketing Online.

Me gusta dividir las estrategias en cuatro tipos. Estos vienen condicionados por el estado en el que se encuentra la empresa. Como puede imaginar no todas los negocios pueden acceder a los mismos medios y recursos.

No se trata de los recursos de tu negocio, se trata del rumbo que debe tomar

Estrategia Defensiva:

Esta es una estrategia ideal para empresas grandes, las cuales están en una posición favorable del mercado. Estas empresas están capacitadas con recursos para afrontar las amenazas. Deben tener productos o servicios en funcionamiento con unas buenas cualidades. Sus acciones pasan por afinar con potenciales cliente, fidelizarlos y diferenciarse de la competencia.

Estrategia Ofensiva:

Las empresas más inquietas y jóvenes suelen encajar en este tipo, ya que se encuentran en fase de crecimiento. Es un estilo desenfadado que suele apostar por mostrar sus ventajas frente a la competencia. Suelen hacer promociones para “robar” clientes a la competencia y pueden atacar con costes o precios a la competencia.

Estrategia Supervivencia:

Esta es posiblemente la estrategia menos idónea, ya que te enfrentas a las amenazas externas sin las fuerzas internas correspondientes. Se suele llegar a este punto por la inmovilidad de la empresa. La supervivencia también es una de las estrategias más comunes. Gran parte de las acciones a realizar pasarán en el interior de la empresa, como reorganizaciones, búsqueda de talento, aprendizaje de otras areas…

Estrategia Reorientación:

Las empresas de segunda o tercera generación son el claro ejemplo de la necesidad de reorientación. Las empresas que requieren esta estrategia suelen tener frente a ellas nuevas oportunidades que no pueden afrontar y que otras históricas les anclan al suelo y no se les deja despegar. La solución para estos negocios suele pasar por cambiar la política y los productos.

Sabiendo esto seguro que has podido concebir con que tipo de estrategia estaría más cómodo tu negocio.

Si tienes cualquier duda para encontrar tu estrategia ideal estaremos encantados de ayudarte. No seas timid@ y contacta con nosotros.

 

Comparte en tus redes